Acerca de Edy Bravo

¿Quién soy?

La versión formal:

“Edy Bravo, escritor y creador mexicano, nacido en Ciudad de México el 11 de noviembre de 1982, se define a sí mismo cómo: un eterno aprendiz, con curiosidad infinita y alma de artista.

Ha incursionado en múltiples áreas, entre las que se encuentran: teatro, escritura, arte, poesía, coaching, producción, dirección, actuación, psicología, entretenimiento, servicio al cliente, innovación, espiritualidad, tecnología, diseño, marketing y publicidad, entre muchas otras. Su naturaleza polímata y mente arborescente le han conducido a través de una amplia gama de experiencias que ahora utiliza para comunicar a través de sus libros, videos y redes sociales, con la finalidad de ayudar a las personas a tener una experiencia de vida más placentera.

Cada uno de sus libros representan a su manera una de las múltiples facetas del autor, en su primer libro: La Era de la Consciencia, nos muestra distintas formas de interpretar diversos conceptos cotidianos desde una perspectiva espiritual y de unión. En su novela: IMPERIUM – El Despertar, nos lleva a través de un mundo parisino, lleno de aventura y suspenso, mientras nos habla de conceptos de mayor relevancia a través de la vida, la muerte y las experiencias de sus personajes. Y en su libro más reciente: Vive Bajo TUS Propias Reglas, nos lleva a través de su propio proceso de redescubrimiento personal, donde con humor y ligereza nos relata y nos muestra cómo traer a la conciencia nuestros personajes de vida, resignificar nuestras historias y reevaluar nuestras reglas y creencias más arraigadas, transformándolas en algo útil para nuestra vida actual.”

Ahora sí, te cuento:

Nací en Ciudad de México un jueves 11 de noviembre de 1982 a las 11:20 a.m., bajo el nombre: Edgar Norberto Bravo Cabrera, mis padres son mexicanos, mis abuelos provienen de una mezcla entre España, Francia y México, de ahí que haya nacido con estos rasgos físicos, o con “skin prémium” como le llaman ahora, en lo cual no tengo nada que ver.

Del “paquete prémium” solo me dieron la skin, lo demás, incluido el presupuesto, sigo esperando la descarga, lo que significa en palabras más mundanas, que crecí en una familia de clase media – baja, muy común en México, mis padres a quienes amo con locura, siempre se han esforzado y trabajado duro para darnos la mejor vida posible y estoy sumamente agradecido por su apoyo y su cariño incondicional a lo largo de estos 40 años.

Edy Bravo es el nombre que comencé a utilizar para escribir mis libros, como una forma de pseudónimo o nombre artístico, pero se ha ido convirtiendo en mi nombre para todo; desde pequeño mis amigos, allegados y familiares me han llamado Edy, por lo que decidí adoptarlo (aparte de que es más fácil de pronunciar, sobre todo en francés).

Siempre he tenido una mentalidad emprendedora y creativa, por lo que solía definirme como; “Un eterno aprendiz con alma de artista.” Pero ya no quiero definiciones, ni nichos de mercado, ni nada que ver con todo eso, estoy cansado de limitarme, de censurarme y de batallar con especializarme, lo que me recuerda la siguiente frase de mi colega Robert Heinlein:

“Un ser humano debería ser capaz de cambiar un pañal, planear una invasión, matar un cerdo, pilotear un barco, diseñar un edificio, escribir un soneto, hacer el balance de cuentas, construir un muro, colocar un hueso, consolar a los moribundos, recibir órdenes, dar órdenes, cooperar, actuar solo, resolver ecuaciones, analizar un nuevo problema, lanzar estiércol, programar una computadora, cocinar una comida sabrosa, luchar de manera eficiente, morir con valentía. La especialización es para insectos.”

— Robert Heinlein

Escribo y publico libros, hago videos y estoy grabando documentales, rentaba antros y los operaba, trabaje en muchas discotecas, bares, restaurantes y hoteles, en agencias de marketing, de publicidad, hice teatro, televisión y radio, dirigí, produje, actué, daba coaching de vida y negocios, coaching espiritual, pláticas, talleres y conferencias, reiki, programación, diseño web, diseño publicitario, he emprendido en múltiples ocasiones, viajo y vivo donde se me antoja desde que tengo 20 años y he sido desde repartidor de pizza a director creativo de 2 agencias, he tenido abundancia y presupuesto en múltiples ocasiones, así como también, he pasado hambre y tenido que dejar de pagar la renta y los servicios por un tiempo, ¿pero sabes?, a eso se le llama vivir, a eso le llamamos vida y no siempre es perfecta, de hecho en su imperfección reside su perfección.

En los 40 años que llevo en este hermoso Planeta Tierra (la roca azul chiquitita que gira en el espacio, desde la cual me lees) he tenido muchas experiencias, vivencias, lecciones, éxitos y fracasos como todo ser humano, pero en lugar de hablar de eso, prefiero hablar de lo que he aprendido y de mis notas de vida, con la ilusión de que, en algún momento y en algún lugar, a alguien le sirva de algo. Lo que me recuerda a la definición de felicidad de otro colega, León Tolstói:

“Una vida tranquila de reclusión en el campo, con la posibilidad de ser útil a aquellas personas a quienes es fácil hacer el bien y que no están acostumbradas a que nadie se preocupe por ellas. Después trabajar, con la esperanza de que sirva para algo; luego el descanso, la naturaleza, los libros, la música, el amor al prójimo… En eso consiste mi idea de la felicidad.”  

— León Tolstói

En este tiempo también me he dado cuenta de lo absolutamente libres que somos, de la alta probabilidad de que muy pocas personas lean esto, de lo poco significantes que somos realmente en la vida de nuestros lectores y espectadores, nuestra mente y nuestro ego se alimentan de esa importancia y seriedad que le damos a la vida y las cosas en ella, pero no la tienen en realidad. Me he dado cuenta de que pasamos demasiado tiempo preocupándonos por nuestra imagen, por el que dirán y por la opinión de los demás.

Esto es algo muy liberador, no importa cuantos suscriptores o seguidores tengas, no importa cuantos libros vendas, cuantas visitas, al final solo tendrás la atención de alguien por unos instantes, antes de que decidan seguir con su vida o pasen al siguiente libro, video, post, audio o lo que sea; haz lo mejor que puedas con esos momentos, deja algo bueno, algo positivo, algo que de una u otra forma tenga el potencial de mejorarle la vida, la perspectiva o el momento a ese alguien.

Trata de no tomarte todo tan en serio, todos somos aprendices en proceso y en esta vida, nadie sale vivo, es muy breve como para pasarla con preocupaciones o estrés constante, solo has lo mejor que puedas desde el lugar en el que te encuentras, con las herramientas de vida que hayas logrado obtener en el camino, que poco a poco irás sumando más.

En fin, todo esto me lo digo a mí, con la esperanza de que a alguien más le sirva de algo.

En este camino que he recorrido me he cruzado con personas de mucho valor, mismas que llevo en mi corazón y a las que les agradezco su amistad, su amor, su apoyo, su cariño y el tiempo que hemos compartido juntos.

Por mi parte, seguiré aprendiendo, viviendo, disfrutando y eligiendo a consciencia mis experiencias de vida, para luego compartirlas contigo, en forma de libros, videos, documentales, entradas de blog o cualquier medio de expresión que crea conveniente.

Te agradezco mucho tu visita y el hecho de haber llegado hasta aquí, también si te saltaste al final y solo leíste esto, te lo agradezco y te deseo que tu vida a partir de este momento se encuentre colmada de bendiciones, placeres, experiencias, viajes, abundancia y sobre todo mucho amor.

Acerca de Edy Bravo su historia y biografía