Seleccionar página

Libros de Edy Bravo

IMPERIUM – El Despertar

Te voy a contar un secreto:

El sueño de Luciana siempre ha sido conocer París; subir a la Torre Eiffel, pasear por el Museo de Louvre, recorrer la Catedral de Notre Dame, comer en el Café de la Paix, disfrutar de la ciudad de las luces y del ambiente de amor y romance parisino. Y lo hará, pero no como ella piensa.

Un inesperado accidente cambiará por completo su vida, su percepción y su destino, aprenderá que las apariencias engañan y descubrirá que las personas que la rodeaban no eran como ella creía.

Una experiencia cercana a la muerte despertará los poderes que dormitaban en su interior; sueños premonitorios, telequinesis e intuición avanzada, no le será fácil controlarlos, pero serán muy necesarios para la lucha que se avecina.

Descubrirá que su novio es alguien muy peligroso, pero no tanto como su suegro. ¿Podrá detenerlos antes de que cumplan sus planes de controlar a las personas por medio de nanotecnología? El destino de la humanidad dependerá de ello.

Con la ayuda de su abuela quien falleció hace 12 años y de sus nuevos amigos y aliados, se embarcará en una aventura sin precedentes que te mantendrá al filo de la página.

Solo no se lo digas a Luciana, pues ella aún no lo sabe.

Vista Previa

Prólogo

 

En la terraza del restaurante Pujol Polanco en Ciudad de México, se lleva a cabo una reunión entre padre e hijo.

—La vacuna está casi lista y el Proyecto Imperium va avanzando maravillosamente —dijo Víctor con emoción en la voz.

—Qué bueno, me da gusto por ti —respondió Tom con indiferencia, mientras le daba un trago a su copa de vino tinto.

—No es por mí y lo sabes bien Tom, es por la humanidad y el bien del planeta tierra, las personas son muy necias, casi tanto como tú, no aceptan el cambio y están devastando los recursos naturales a cambio de nada, fantasías e ilusiones de poder y riqueza.

—A órale, ¿y por eso piensas que es mejor controlarlos y quitarles el libre albedrío?

—Si no lo saben usar con sabiduría, no les sirve para nada, es solo temporal en lo que instauramos la nueva sociedad sustentable, la única manera que encontramos de salvar al planeta antes de que sea demasiado tarde.

—Bueno, cuando quede, me avisas, y me regalas una para controlar a Luciana, luego se pone bien loca y ya no entiende ni por las malas.

—¿Como va tu relación con ella?

—Pues ahí va, no se realmente, es muy obstinada y le cuesta mucho obedecer, imagina que quiere irse a París y que vaya con ella, está loca.

—Ay Tommy, vas a acabar solo, la idea que tienes de la mujer, y de la vida, no te va a dejar nada bueno.

—Tú qué sabes si eres un corrupto y siempre nos menospreciaste, nunca se puede contar contigo, siempre tienes cosas más importantes que hacer.

—He realizado sacrificios inimaginables por un bien mayor, lamento que te sientas así, pero sé que un día me entenderás.

—Si claro, eso dices tú, pero lo dudo.

—Bueno, tengo que regresar a las oficinas de París, ¿vendrás con Luciana?

—Nel, que se largue sola, ahí la vigilas.

Víctor negó con la cabeza y pidió la cuenta, no había forma de hacerlo entrar en razón, el Proyecto Imperium era su prioridad y él sabía que tarde o temprano entendería, no tenía caso continuar con la discusión.

 

 1

Luciana despertó de un sueño muy extraño, se estiró con suavidad y volteó hacia la izquierda, para mirar por la ventanilla del avión, podía ver las nubes y las luces de París iluminando el paisaje nocturno. «¡Por fin llegamos! Que hermosa e imponente es», pensó con emoción. Podía observar los diagramas dibujados por líneas convergentes que definen las calles aledañas, los puentes que acompañan en su trazado serpenteante al río Sena y en el centro de la hermosa vista, como un gran faro, iluminando todo a su alrededor, pudo finalmente ver la Torre Eiffel. «Es maravillosa, la había visto en fotografías y videos, pero no imaginé lo imponente e impresionante que se vería», pensó para sí misma. «Cómo me gustaría que Tom estuviera aquí conmigo, es la ciudad del amor y prefirió quedarse a…»

Cuando de pronto un ruido ensordecedor irrumpió sus pensamientos, el avión se estremecía y podía ver como todo volaba a su alrededor, cayeron las máscaras de oxígeno y se encendieron los anuncios del cinturón de seguridad, las azafatas corrían hacia los asientos ubicados en el fondo y el frente del avión y se ajustaban el cinturón de seguridad. Se escuchó una voz masculina que resonó por todo el avión:

—Estimados pasajeros, estamos experimentando dificultades técnicas, les rogamos mantener la calma —dijo el piloto.

Luciana sintió cómo de pronto el avión comenzaba a caer, podía sentir en su estómago un vacío similar al de una montaña rusa, todo daba vueltas, detectó un fuerte olor como a quemado, comenzó a escuchar los gritos de los demás pasajeros, seguidos de un zumbido extraño e intenso y de pronto nada… Todo se volvió obscuro, no podía ver, ni sentir nada.

Era como si alguien hubiera apagado las luces y las sensaciones del cuerpo, no había nada, solo sus propios pensamientos, de pronto, a lo lejos, pudo ver una luz.  «¿Es esto lo que dicen que se siente al morir?», pensó. La luz se acercaba y se volvía cada vez más intensa y brillante, pero por alguna extraña razón no le lastimaba los ojos, ni le preocupaba, sintió como una mano tomaba la suya, volteó y pudo vislumbrar cómo se formaba una figura que le resultaba familiar; era Nona, su abuela, había fallecido varios años atrás, al verla se alegró mucho y le dijo:

—¿Nona?, ¿de verdad eres tú?, ¿qué pasó? De pronto estaba en un avión y todo empezó a volar y… ¿Estoy muerta? —Nona la vio con gran amor y ternura, le dijo:

—Todo en su momento mi niña, todo en su momento, por ahora lo importante es que hablemos un poco de tu vida.

—¿O sea que si me morí? —dijo Luciana con tristeza.

—Todo en su momento, no es necesario ser impacientes, muéstrame un poco de tu vida —contestó con amor.

—¿Mostrar? —Se quedó pensativa un segundo, de pronto, como si hubiera una pantalla de cine frente a ella, comenzó a ver cómo iba pasando su vida, era algo instantáneo sobre lo que no tenía ningún control, pero tampoco lo buscaba.

Pudo ver su niñez, los momentos cuando jugaba con su hermano, las visitas a la casa de la abuela Nona y como se divertían juntas. —Eso la alegró—. Después pudo ver el funeral de Nona, y como a raíz de eso, la relación con su hermano y sus padres se fue debilitando, vio su primer beso, las veces que se escapaba de casa para irse de fiesta, su graduación de la carrera de medicina, su primer departamento; que consistía en un principio solamente de cajas de cartón que utilizaba como muebles y un colchón inflable dónde dormir, su entrevista de trabajo en el área de pediatría del Hospital Ángeles, después, pudo ver el día que conoció a Tom. Escuchó:

—Doctora Torres, Doctora Torres, se solicita su presencia en urgencias.

Se vio a sí misma en la pantalla tomando sus cosas y dirigiéndose a urgencias, en una de las camas del fondo pudo ver a Tom, un joven alto y delgado, con el cabello y los ojos negros como la noche, lo que combinaba muy bien con su tez blanca y rasgos europeos, era una vista agradable para Luciana.

—¿De nuevo aquí? —preguntó Luciana con ternura, lo había visto la semana anterior, mientras ella atendía a un niño que había ingresado a urgencias.

—Sí, moría por verte, por eso me he roto una pierna, te vi la vez pasada y no me atreví a hablar contigo, pero tenía que regresar.

—Bueno, hubieras preguntado por mí en la recepción, no era necesario vernos en la sala de emergencias.

—Tenía que llamar tu atención —le dijo y rieron.

En ese momento la imagen de nuevo comenzó a acelerarse, pudo ver su primera cita, el primer beso, el día que se mudó con ella al apartamento, la primera pelea, las fiestas y las escenas de celos, las veces que lo esperaba despierta pero no volvía a casa, las ocasiones cuando regresaba tomado y la golpeaba, el maquillaje que tenía que usar para cubrir los moretones y las heridas, las veces que le rogó a Susana que la curara; pero, que no dijera nada en el hospital.

Nona simplemente la miraba con mucho amor, se veía en sus ojos que no había juicios ni recriminación alguna. Le preguntó:

—¿Qué piensas de eso mi niña?, ¿qué piensas de tu vida? —Luciana se quedó pensativa por unos momentos, después dijo:

—Creo que es como tiene que ser Nona, Tom me necesita, no sabe vivir sin mí y me pega porque me ama, a veces lo merezco.

—¿Eso crees? Bueno, déjame mostrarte algo, no se supone que debas conocer esto hasta que llegue tu momento definitivo, pero creo que en tu caso es necesario —le dijo con amor.

En ese momento la luz que brillaba a lo lejos comenzó a acercarse más y más, a través de ella Luciana comenzó a ver un hermoso valle, y la silueta de algunas personas, cuando se acercó más, pudo distinguir a su abuelo Tito, a su tío, dos de sus amigos que habían fallecido y algunas otras caras que le resultaban sumamente familiares; pero que no lograba recordar de donde, todos estaban ahí para recibirla amorosamente.

—Este es el lugar donde esperamos nuestro regreso a la vida, aquí compartimos nuestras experiencias humanas y lo que aprendimos en el mundo físico, normalmente no entramos hasta que ha llegado nuestro momento definitivo, pero creo que te haría bien pasar unos instantes en él —dijo Nona.

Cruzaron la barrera que los separaba y entraron a la luz. Luciana podía ver como todo era más brillante, daba una sensación de limpieza y pureza absoluta, se sentía rodeada de amor, lo único lo que vibraba en su ser era amor, un amor tan intenso, que no recordaba haberlo sentido así en vida, era un lugar brillante y hermoso, tenía vida por todas partes; aves, conejos, flores y árboles conviviendo en perfecta armonía.

A lo lejos pudo ver una ciudad brillante, como sacada de un cuento de hadas, de un color dorado muy particular. La recibieron con abrazos y besos, ella podía sentir como todo lo que la rodeaba era simplemente amor. Se sentía tan plena, tan feliz, como si hubiera estado de viaje muchos años y al fin regresara a casa.

—¿Ahora lo sabes? Lo has podido sentir, ¿cierto? —le preguntó Nona, mientras la miraba tiernamente.

—Sí Nona, gracias.

—Bueno mi niña, es hora de irnos. Que lo que hayas aprendido aquí te sirva para vivir y compartir.

—¿Tengo que irme Nona?, ¿no puedo quedarme aquí contigo?

—Es tu decisión, pero si te puedo decir que aun te faltan muchos momentos de aprendizaje y felicidad, hay algo que tienes que hacer antes de terminar y regresar aquí, no te preocupes, te estaremos esperando; el tiempo no existe en este lugar.

—Está bien —dijo Luciana con resignación.

—Hasta pronto mi niña amada, escucha a tu corazón —le respondió Nona con mucho amor.

De pronto sintió que una fuerza invisible la jalaba, vio como todos se despedían de ella, la luz y el hermoso lugar iban quedando atrás, no tenía la sensación que normalmente tenemos al caer, pero veía como el mundo iba tomando forma, podía ver las nubes y el paisaje de París, los diagramas que dibujan las calles y los puentes del río Sena, la Torre Eiffel, hermosa e imponente como aquella noche, recordó el momento en el avión; pero aún no lograba entenderlo. Vio un helipuerto, un estacionamiento lleno de automóviles y un techo de color verde esmeralda, blanco y rojizo que le recordó por un instante a la bandera de su país, se precipitó hacia él sin poderlo controlar, «ahora si me mato», pensó. Pero para su sorpresa lo atravesó como si fuera solo un holograma, podía ver todo y escuchar todo alrededor de ella, se encontró cruzando una sala de operaciones, un vestíbulo de enfermeras y reconoció de inmediato que era un hospital, no el suyo por supuesto, pero no es algo que cambie mucho de país a país.

 

2

Tom se encontraba en la cocina, preparando una bebida, de fondo, el noticiero se escuchaba en la televisión:

«El vuelo F476 procedente de Ciudad de México con destino a París, se ha estrellado contra el Hipódromo de Longchamp al ingresar a la ciudad, las unidades de rescate siguen con las labores de…»

Tom soltó la botella de ron que tenía en la mano y subió el volumen.

—¿Será el avión de Luciana? —se dijo.

«…hay cientos de personas heridas y al menos 6 personas fallecieron en este incidente, las autoridades siguen buscando entre los escombros y las víctimas fueron trasladadas al Hospital Ambroise Paré, el hipódromo se encontraba cerrado al momento del choque por lo que no hubo más víctimas, le seguiremos informando…»

Al escuchar esto, Tom rápidamente buscó el mensaje de Luciana donde le había enviado el número de vuelo y la hora a la que llegaría a París, sentía como si el corazón se le fuera a salir del pecho y más aún cuando confirmó que ese vuelo era el mismo en el que ella viajaba. Trató de llamarla, pero solo se escuchaba una grabación que anunciaba que el número se encontraba apagado o fuera de servicio. «Maldita sea», pensó.

Regresó a la cocina por su trago y observó una fotografía que tenían pegada en el refrigerador, era de hace 2 años, la tomaron en su viaje a Suiza; un hermoso paisaje, ropa para esquiar, se veían felices y abrazados, observó su cabello lacio y rojizo, sus hermosos ojos azul celeste, su piel blanca con algunas pecas y finas facciones. «Tan hermosa como estúpida», pensó mientras terminaba de preparar su bebida, la tomó y se sentó en la sala a beberla.

—No puede estar pasando esto, no me puede dejar, es mía, le dije que no fuera a ese maldito viaje, le dije que no había nada que ver en ese lugar viejo, feo y aburrido; pero no me obedeció y ahí tiene sus consecuencias, no puede ser, ahora voy a tener que ir a reconocer y traer su cuerpo de vuelta, con el montón de cosas que tengo pendientes. Que poca… —vociferaba mientras bebía de su trago y se encendía un cigarro.

Fin de la vista previa. Ver en Amazon.

Vista previa

71 CAPÍTULOS

436 Páginas

De venta en:

¡PROXIMAMENTE!

Programar un Evento

eventos@edybravo.com

Medios

medios@edybravo.com

Contactar al Autor

autor@edybravo.com

Pin It on Pinterest

Share This